Bienvenido septiembre

El verano va llegando a su fin y ya va siendo hora de que Venus y su espejo salga de su letargo. Un mes de vacaciones en el extranjero, fines de semana de escapadas, la compra de un piso… En definitiva, muchas ocupaciones y una increíble desconexión que me ha regalado uno de los mejores veranos de mi memoria.

Este post es de bienvenido septiembre y hasta pronto gran verano. Hoy comparto con vosotros cuatro pinceladas de estos meses. Noventa días en los que he reído, he llorado, he visto estampas únicas y he revivido escenas cotidianas simples y felices. Mi verano ha traído consigo lo extraordinario y lo corriente, todo de la mano. ¿Y el vuestro? Seguro que más de uno comparte algo con el mío.

 

EL VIAJE

 

Nueva York Imagen Venus y su espejo

Nueva York
Imagen Venus y su espejo

Un mes en Estados Unidos da para mucho o para poco, según se mire. En nuestro caso, dio para hacer un recorrido muy completo, ver paisajes únicos, ciudades de película y, sobre todo, empaparnos de una cultura que nos es tan cercana y, a la vez, tan lejana. De mi viaje me quedo con Nueva York y San Francisco, pero reconozco que Death Valley es un desierto que me dejó sin aliento y sí, sin palabras. ¿El resto? Nada es prescindible, todo es una etapa de un viaje que resultó emocionante.

LA PLAYA

Bali Imagen Venus y su espejo

Bali
Imagen Venus y su espejo

¿Qué es del verano sin playa? Te puede gustar, te puede aburrir, hartar, relajar o incluso estresar. A mí me encanta. Estos meses no he podido disfrutar tanto como hubiese querido, pero he ido varios fines de semana. Lo mejor ha sido compartir esos días con amigos, el chiringuito, el tinto de verano y los mejillones. Esa es la auténtica estampa de las spanish holidays, la desconexión total y la diversión en mayúsculas.

LA DECORACIÓN Y EL HOGAR

Casa funcional Imagen vía Westwing Venus y su espejo

Casa funcional
Imagen vía Westwing
Venus y su espejo

La compra de tu primer piso es siempre especial. La ilusión de sentir que algo importante es tuyo (aunque realmente sea del banco), los nervios del primer día que te dan las llaves, las ganas de estampar tu vida en sus paredes… En mayo firmamos la escritura de nuestra nueva casa y en julio comenzamos oficialmente a vivirla. Este verano ha sido de Ikea, Leroy Merlin, las tiendas de sofás del polígono y las webs de decoración: Mimub (tienda aquí), KenayHome (tienda aquí), Westwing (tienda aquí)… Con la llegada de las noches de verano lo dimos todo para decorar nuestra pequeña terraza y ahora que llegará el frío terminaremos de comprar armario, cómoda, mesilla…y todo lo que sea necesario para almacenar abrigos y bufandas. A veces pasas nervios y hay días que agotarías todos los insultos del diccionario con el vendedor de uno de tus muebles. Eso sí, cuando ves tu salón, con ese panel japonés de Ikea que te ha llevado cuatro horas y media de montaje…merece la pena.

Y hasta aquí las cuatro pinceladas más importantes de mi verano. También he trabajado, he desempolvado unos apuntes que seguía teniendo más cerca de lo que yo pensaba… Y he hecho lo que todo hijo de vecino haría cualquier día normal. Muchos días normales y algunos momentos extraordinarios, ese ha sido mi día a día.

 

Hay mucho para protagonizar el verano de cada uno: el reencuentro con los amigos del pueblo, la noche de terraza que nunca se acaba, la crema de sol en la piscina con ese olor que te transporta a la playa, el paseo marítimo y el helado, la tienda de campaña, la siesta y la novela, el tren, el autobús, las horas de coche… Verano, verano…esa maravillosa estación que ha de acabarse para volver a disfrutarse.

 

 

Anuncios